El arte de escribir titulares

Cómo titular un artículo

Titular un post de una manera que enganche, puede traeros más lectores

¿Cuántos contenidos de calidad habrán sido pasados por alto simplemente porque el titular era flojo o no llamaba demasiado la atención? Estoy segura de que bastantes. Ya en periodismo tradicional (sí, vuelvo a hablar de esa “ciencia” que dejé de sentir profesionalmente hace años pero de la cual todavía me quedan cenizas medio encendidas) los titulares tenían especial relevancia simplemente por ser lo primero que los lectores de prensa escrita veían.

Pongamos que estáis navegando por vuestro Facebook y leéis que un amigo ha publicado un artículo titulado “Piezas de ganchillo” (me hace gracia este ejemplo, qué se le va a hacer). Posiblemente en el artículo encontremos increíbles piezas realizadas con ganchillo que vuestras abuelas jamás hubieran sido capaces de hacer, que impresionarían a cualquiera. Pero leéis un titular simple como “Piezas de ganchillo” y pensáis “Bahh, me importa un comino” (por no decir otra cosa).

Pero… ¿hubierais accedido al artículo si el titular hubiera sido “Increíbles creaciones con ganchillo” o “Lo que tu abuela nunca supo…”? Puede que sí, puede que no, eso ya va en cada uno. ¿Por qué un título es tan importante?

La razón de los usuarios

Que sí, que puede que el usuario cuando entra en vuestro blog y lee vuestro último post puede pensar “me esperaba otra cosa”. La calidad de lo que escribís es lo que les hace quedarse. Pero para que se queden, primero tienen que entrar, y la razón por la que un usuario accede a vuestros artículos es, sin duda, el titular. Será mejor que no lo olvidéis.

Viralización

El post puede ser muy bueno y caer en gracia en todas partes, pero pensad que lo que se viraliza no es el cuerpo de texto, sino cómo habéis titulado ese post. Recuerdo hace unos meses un artículo publicado por Risto Mejide en su blog, se titulaba “No busques trabajo” (creo que también es un libro que escribió). El artículo estaba bien, pero a mi modo de ver, corrió como la espuma (aparte de por quién lo escribió, que eso es otra historia) por la fuerza del titular.

Titulares que funcionan

En general, he podido apreciar que los títulos que mejor funcionan son aquellos en los que se refleja una necesidad o la curiosidad del usuario. Aprovecho este punto para recomendaros un post publicado por Carlos Bravo titulado 20 palabras y expresiones “mágicas” para crear viralidad con los títulos de tus posts (el título de este post lo he sacado de aquí, ¿se nota mucho?).

Y vuestros títulos… ¿son virales?

Imagen ilustrativa
Gracias a Bre Pettis por la imagen.

Anuncios

Por qué escribir posts más breves

Ventajas de ser breve escribiendo

Es importante no excedernos en la redacción de nuestros contenidos para web

En la universidad, cuando luchaba día a día por sacarme la carrera (aunque seré benevolente, ¿vale? Que los que se la sacan ahora con el Plan Bolonia lo tienen más crudo… y mejor no mencionaré a los estudiantes del futuro y a nuestro amigo Wert…) nos enseñaron que lo ideal era ser concisos en la construcción de las frases al redactar. Y siempre hemos asociado esa concisión a elementos como el titular y la entradilla.

Lo que no nos enseñaron fue a aplicar esta concisión al texto entero, llamémoslo “brevedad”, para no liar. Por aquel entonces, con la existencia todavía abundante de la prensa tradicional (no hace tanto que me licencié, no soy tan mayor. He dicho) a la gente del sector periodístico les encantaban los “tochacos” de información.

La llegada de Internet y los blogs

Con la revolución digital, la prensa electrónica, la aparición de los blogs y demás parafernalia (que a mí me encanta, por cierto, para qué negarlo) tuvimos que aprender a redactar para web, y las reglas del juego cambiaron. Ahora nos han enseñado que los textos deben tener mínimo 300 palabras pero… ¿hemos establecido un máximo y no me he enterado? ¿Por qué es mejor escribir posts que no sean demasiado extensos en nuestro blog?

Menos tiempo

Los usuarios tienen cada vez menos tiempo para leer vuestro blog. Tened en cuenta que la gente tiene su vida: familia, amigos, responsabilidades, hobbies… y otros blogs que van recopilando en sus listas de favoritos. Sé breve, sé conciso. Puede que este post no está predicando con el ejemplo pero tenía que decirlo. Cada vez más, el usuario tiende a lo que llamamos “lectura en diagonal”. Por eso, no solo seremos breves, haremos lo que sea con tal de facilitarle esa lectura (títulos, encabezados o ladillos, negritas, enlaces…).

Un mayor impacto

Si a tus usuarios les resulta sencillo y cómodo leer lo que has escrito (y si además de esto lo que has escrito es de calidad), el contenido generará tal impacto que será compartido por ellos y otros en redes sociales, consiguiendo así una mayor difusión.

¿Os habéis pensado ya lo de hacer vuestros posts más cortos?

Imagen ilustrativa
Gracias a bnim por la imagen.

Por qué preparar un plan de contenidos

Ventajas de hacer un planning para tu blog

Elaborar un calendario editorial para tu blog te dará muchos beneficios

No podéis imaginar la cantidad de blogs desactualizados que hay por la red (creedme, son muchos más que aquellos que se van actualizando más o menos de forma frecuente). Cuando abrimos un blog y se nos agotan las ideas para ir publicando, nos solemos preguntar cómo hacen esos otros bloggers que publican cosas cada semana.

Bien, no es ningún misterio. Ya he mencionado en algún post lo beneficioso que resulta contar con un calendario editorial en el que poder ubicar qué vais a escribir, cuándo vais a publicarlo y dónde lo vais a compartir.

Te ayuda a alcanzar objetivos a corto plazo

Si tenéis claros los retos que perseguís con vuestro blog, desde luego os será muy útil ubicar todas estas tareas en un planning de contenidos (incluso podéis organizaros antes, ver qué objetivos queréis cumplir primero o si necesitáis llegar a ellos más o menos al mismo tiempo, y basándoos en eso definir un tipo de contenido u otro de cara a las semanas posteriores).

Reduce el sentimiento de pereza

Como lo leéis. Antes de lanzar este blog que estáis leyendo ahora mismo, lo intenté con otros, durante la carrera. No creo que os sorprenda si os digo que, la mayoría de las veces, lo que nos da pereza es pensar un tema porque, una vez que os pongáis manos a la obra con ello, no podréis parar. ¿Cuántas veces no habéis publicado nada simplemente porque no teníais nada que decir? Montad vuestro plan, haced un pequeño esfuerzo mental y ubicad el resultado en un calendario. Veréis cómo con el tema definido y planificado previamente os será más fácil poneros manos a la obra

Una visión más global

Plasmar todas aquellas ideas de las que vais a tratar sobre un mapa os facilitará el ejercicio de ver qué áreas estáis tocando más y qué temas estáis tratando menos, con el fin de poder redefinir la estrategia de contenidos.

Inspiración para futuros posts

Es importante que no dejemos de mirar el planning aunque ya haya pasado el tiempo. No podemos dar por cerrados esos temas. Es por ello que recomiendo echar la vista atrás, revisar lo que ya hemos publicado y ver si de ahí se puede actualizar algún contenido, si aquellos posts que ya hemos escrito dan para escribir más temas. Ojo, no vale copiar posts que ya hayamos escrito, eso es duplicar y está penalizadísimo por Google. Y ya no es eso solamente: hay temáticas susceptibles de grandes cambios cuyos posts no tendría sentido republicar.

¿Más ventajas de elaborar un calendario de contenidos?

Imagen ilustrativa
Gracias a Annie Mole por la imagen.

¿Es el momento de cerrar mi blog?

Por qué debería cerrar mi blog

No siempre es ventajoso mantener abierto un blog

Cada día crece el número de usuarios y empresas que lanzan blogs en Internet. Estamos acostumbrados a escuchar a los gurús y a leer en todas partes que tener un blog mola y que potenciará nuestro SEO, nuestras relaciones profesionales con otros usuarios y nuestra marca personal.

No digo que no, yo misma os he explicado todas estas cosas en algún momento. Sin embargo, casi nadie nos ha contado cuándo es el momento idóneo para abandonar un blog, cuándo debemos dar su existencia por finalizada.

En el post de hoy os doy algunas pistas acerca de cómo saber cuándo vuestro blog os está pidiendo a gritos que lo cerréis. Debo reconocer que me he inspirado en el artículo de Jeff Bullas y lo he adaptado a mi opinión personal.

No estáis publicando

Sea por lo que sea, habéis dejado de actualizar vuestro blog. Pensáis de vez en cuando en ello pero no es algo que os quite el sueño. En este caso no se trata de cómo os sintáis, sino de la imagen que estáis dando a vuestros lectores.

No estáis disfrutando con ello

Desde que empecé a publicar en este blog (que tampoco fue hace tanto) hasta el día de hoy, he recibido críticas y felicitaciones, y he conocido personas que me han hecho adorar lo que hago. Me encanta escribir y es lo que les he ofrecido a mis lectores desde el principio, fueran cuantos fueran, es algo que me hace sentir bastante bien.

En el momento en que mantener vuestro blog empieza a convertirse en una labor tediosa que empezáis a sacar adelante como buenamente podéis, esto se nota en la calidad de vuestros posts, y para mantener un blog en estas condiciones… es mejor dejarlo.

No tenéis tiempo para dedicarle

Este apunte va muy en relación con el punto anterior. Cuando disfrutáis con lo que hacéis, sacáis el tiempo de debajo de las piedras, ¿no es cierto? Recientemente he comenzado un curso a distancia de diseño web con HTML5 y CSS3, y otro de alemán. No hace falta decir que ambas cosas me están encantando y, aunque generalmente llego a casa tardísimo (entre el trabajo en la oficina y las actividades “extra-escolares”…) siempre saco un hueco para avanzar con ellos. En fin, no os cuento más mi vida…

Lo que os vengo a decir es que en el momento en que dejáis de tener tiempo para publicar y tampoco es que hagáis por sacarlo, quizá sea buena idea escribir un post de despedida y poner fin a la vida de ese blog.

No os sale rentable

En este sentido pueden ocurrir dos cosas. Una de ellas es que como empresas o autónomos os están llegando clientes por otros medios y os parece una estupidez seguir invirtiendo tiempo y dinero en escribir. Es totalmente respetable, aunque en mi opinión el blog resulta clave en cualquier estrategia online, a pesar de que no os esté dando clientes de forma directa. Allá cada uno.

La otra situación que puede darse es que hayáis conseguido un buen número de seguidores que os leen todos los días, pero de los cuáles pocos se han convertido en verdaderos clientes.

Seguro que se os ocurren más razones por las que, llegado el caso, cerraríais vuestro blog. ¿Cuáles son? ¿Qué tendría que ocurrir para que tiraseis la toalla?

Imagen ilustrativa
Gracias a alamodestuff por la imagen.

En qué se diferencia el Linkbuilding del Marketing de Contenidos

He defendido en muchas ocasiones el hecho de crear contenidos de calidad y forjar relaciones con profesionales del sector en Internet, en lugar de centrar todos nuestros esfuerzos SEO en intentar que la gente enlace a nuestra página.

Lo que desde luego no quise decir, es que Linkbuilding y Marketing de Contenidos signifiquen o sirvan para lo mismo. Una cosa es que prefiera escribir buenos contenidos sin preocuparme demasiado por si me enlazan o no, y otra muy distinta es que la generación de enlaces es sustituible por el Content Marketing.

Llevo días dándole vueltas al tema y me ha parecido necesario escribir un post con las diferencias entre estos dos conceptos.

Diferencias entre generar enlaces y escribir para el usuario

Linkbuilding y Content Marketing se diferencian en más de un aspecto

Objetivos

Cuando hablamos de Linkbuilding, como ya sabéis quienes os dedicáis a esto (y a quienes no, os informo de que es así), nos estamos refiriendo a una estrategia dentro del posicionamiento en buscadores. Por lo tanto, el objetivo de la generación de links, es mejorar el SEO de una web.

Con el Marketing de Contenidos pretendemos ofrecer información útil e interesante para el usuario con el fin de crear o potenciar nuestra marca en Internet.

El formato

Cuando escribimos para hacer Linkbuilding… eso. Escribimos. El Marketing de Contenidos, por su parte, puede adoptar distintos formatos: texto, imagen, infografías, videos, podcasts, etc.

Tipo de redacción

No hace falta ser un erudito de las letras para saber diferenciar cuándo un texto está redactado de forma natural, y cuándo te chirría por todas partes. Lo reconozco: he escrito contenidos para hacer Linkbuilding a lo largo de mi vida profesional y, sinceramente, echo la vista atrás y no son textos de los que me sienta especialmente orgullosa.

Cuando emprendí mi aventura personal con este blog me prometí a mí misma que no abusaría ni de la optimización de contenidos, ni de la generación excesiva de enlaces. No os voy a engañar, no os voy a decir que no pienso en SEO (básicamente porque la cabra tira p’al monte, que se dice) ni en las visitas. Solo digo que generar enlaces no es mi prioridad.

Qué aporta al usuario

Evidentemente, quien escribe pensando en el usuario, escribe cosas que de alguna manera le aportan valor, y todos sus esfuerzos van enfocados a este “menester”. No estoy diciendo que quien escribe pensando en conseguir enlaces no redacte textos de valor, pero sí me atrevo a afirmar que no siempre aporta (qué atrevida, pensaréis), puesto que no es este su objetivo, tanto como crear un contexto donde ubicar sus palabras clave y enlazar a un determinado sitio.

Cómo son percibidos en la red

El boom del Marketing de Contenidos por un lado y las cada vez menos valoradas campañas de generación de enlaces por parte de Google por otro, han hecho que cada vez más la primera tenga una mejor acogida entre usuarios medios y expertos en Marketing Online que la segunda.

¿Qué más diferencias diríais que hay entre Marketing de Contenidos y Linkbuilding?

Imagen ilustrativa
Gracias a Leon Williams por la imagen.

Cómo generar ideas de contenido si estáis empezando

Cómo generar ideas para vuestro blog nuevo

Si acabáis de abrir un blog, es fácil generar ideas de contenidos

Cuando estamos empezando con un proyecto en Internet no nos gusta escuchar recomendaciones del tipo “saca ideas de contenidos de la gente que te comenta” o “inspírate leyendo los e-mails que te llegan”. Porque cuando estamos empezando ni nos comentan, ni nos escriben e-mails.

Hace unas semanas publiqué un post en el que os contaba cómo generar ideas a partir de las estadísticas. Pero cuando estamos dando nuestros primeros pasos tampoco tenemos demasiadas estadísticas en las que basarnos.

Todo esto viene a cuento por un artículo que leí hace unos días. Me pareció que daba buenas ideas acerca del tema, aunque le costaba adaptarlo un poco al “nuevo blogger” y, además, se dejaba cosas en el tintero.

Consulta grupos temáticos en redes sociales

Cada red social tiene sus ventajas, y para mí las dos mejores en cuanto a grupos y comunidades temáticas son LinkedIn y Google Plus. En cualquiera de las dos podéis encontrar diariamente debates interesantes sobre los que escribir.

Foros

Existen diversos sitios especializados de discusión en Internet, donde podemos encontrar charlas de interés y usuarios que plantean sus dudas acerca de un determinado tema. ¿Queréis resolvérselas en vuestro propio blog? Hoy en día hay foros de todas las temáticas, así que animaos a registraros en alguno y leed bien las dudas que se plantean. Incluso podéis intentar responderlas allí mismo y así ganaréis autoridad e imagen de expertos en la materia.

Facebook y Twitter de la competencia

Aunque en Facebook no se les están dando demasiada caña a los grupos temáticos y Twitter no cuenta con esta funcionalidad, estas redes pueden serviros para realizar búsquedas por #hastags y echarle un vistazo a las conversaciones generadas por la competencia con sus clientes.

Comentarios en otros blogs

Cuando emprendemos un blog, generalmente tenemos en nuestra mente bloggers de referencia a quienes ya seguimos. Y estos bloggers de referencia no solo publican a diario, sino que además, sus posts suelen tener tal acogida que cuentan con muchos comentarios de los que puedes sacar temas sobre los que escribir.

¿Se os ocurren más ideas de cómo generar ideas de contenidos? Puede que yo también me haya dejado cosas en el tintero…

Imagen ilustrativa
Gracias a Bre Pettis por la imagen.