Cómo crear autoridad en Internet

Hemos hablado en numerosas ocasiones de autoridad y reputación, y lo hemos ido aplicando a públicos objetivos, buscadores y gente del sector.

Hay muchos factores que determinan el nivel de autoridad online: el diseño de la web, un SEO inteligente, la promoción estratégica de contenidos… pero lo más importante es la actitud y el talento de un autor bien entrenado. Porque alguien con autoridad en Internet…

Cómo crear autoridad online

Ayuda a su público

La clave de tu autoridad está en el número de personas a las que ayudas y el grado de profundidad de esas ayudas. Un gurú (como ellos se llaman a sí mismos) cuyo consejo no resuelve problemas reales del mundo real no es una autoridad, sino un estafador. Las autoridades ayudan a otros. Su audiencia es lo primero, aunque no tiene por qué dejar de lado sus propias necesidades.

Sabe lo que se hace

Porque para ayudar a la gente tienes que tener conocimientos sobre ese tema en cuestión. De hecho, los usuarios buscamos la opinión de expertos cuando la información que encontramos en Internet es errónea. Es por ello que aquellos usuarios con autoridad deben ser muy críticos y realizarse preguntas incluso a sí mismos para llegar a una conclusión idónea y asegurarse de que el consejo que dan es acertado.

Y no hace falta ser un experto para esto, pues alguien puede no ser un experto y sin embargo ser capaz de convertir la información útil en algo interesante y atractivo para el resto de los usuarios.

Se preocupa por su audiencia

La autoridad puede traer satisfacciones tremendas cuando uno se preocupa de su público y lo cuida.

Es estratégico

Para ser un usuario valorado y reconocido en Internet y en cualquier sitio, necesitas una estrategia fuerte y entender la importancia de un diseño intuitivo, saber de SEO y promocionar tus contenidos. Y si tu sitio es corporativo, más vas a necesitar saber de estos factores porque tienes que hacer dinero.

Ve resultados a largo plazo

Aunque vivimos en una sociedad de “resultados instantáneos”, la verdadera autoridad ha de construirse poco a poco. Es por ello que no es conveniente intentar hacernos con una reputación de un día para otro, ni tomar atajos. Quizá no tardemos tanto como 10 ó 20 años, pero tampoco vamos a crear autoridad en 15 días. Debemos tener paciencia y trabajar duro, es la única receta.

¿Ya estás construyendo tu autoridad online?

Imagen ilustrativa
Gracias a mothers day flowers washington por la imagen.

Anuncios

Cómo gestionar tu Reputación Online

Gestionar Reputación OnlineEn el post anterior os contaba qué era la reputación online y cuáles podían ser las causas de que una compañía (su marca) tuviera una mala imagen tanto dentro como fuera de Internet.

Hoy me he basado en un artículo publicado en SEOBook para contaros qué hacer para gestionar una campaña de reputación online. Es importante advertir que el caso de cada compañía es distinto y nos tendríamos que adaptar a lo que le ocurre a esa empresa concretamente, pero nunca nos va a ir mal seguir las siguientes prácticas:

Se proactivo

Generalmente no tenemos tiempo para estar mirando cada día qué se dice de nosotros, y como más vale prevenir que curar, es recomendable que cuidemos nuestra imagen adelantándonos a los posibles problemas que pudieran surgir.

Situación actual

Se trata de realizar búsquedas en cualquier motor (Google, Yahoo!) acerca de nuestra marca y mirar qué se dice de nosotros en la primera página de resultados y si podemos contestar con transparencia a eso que los usuarios están planteando sobre nuestro negocio.

Contenido positivo

Una estrategia muy utilizada es posicionar en la primera página de Google webs con contenido positivo o neutral de nuestra marca, en aras de desplazar el contenido negativo a páginas posteriores. Sin embargo, lo correcto sería encarar las críticas en las páginas que hablan negativamente de nosotros y que están fácilmente accesibles en la primera página de resultados de un buscador.

Estudio de la competencia

¿Qué se dice de la competencia en los buscadores? Esta práctica nos sirve para saber dónde están nuestros competidores, qué tipo de páginas les están posicionando de manera positiva y cómo podemos aplicar esto a nuestra marca en Internet.

Escucha

Puedes monitorizar las menciones de tu marca y el sector utilizando herramientas como Google Alerts, Hootsuite, Tweetdeck o “Me On The Web”, también de Google. Analiza las tendencias y adelántate, dales a tus potenciales clientes aquello que esperan de ti.

Fideliza

Política de “engagement”

Es necesario crear una política de fidelización y compromiso en condiciones. Tenemos que actuar con la cabeza fría a la hora de publicar malas noticias y con la cabeza caliente para aquellas noticias positivas que nos alegramos de poder ofrecer a nuestros usuarios y que pueden ser publicadas sin darles demasiadas vueltas.

Pregunta a tu público

Es muy importante que seamos nosotros quienes preguntemos a nuestros clientes potenciales qué les gusta y qué no les gusta de nuestros servicios. Si tienen algo negativo que decirnos, es preferible que lo hagan en aquellos canales que dominamos como empresa. Si le solucionamos un problema a uno de estos usuarios de una manera adecuada, podemos incluso llegar a convertir a un cliente descontento en un defensor de la marca.

Seguridad

Es muy importante asegurar nuestra empresa en Internet. Hemos de separar nuestro negocio de todo medio social y perfiles personales, proteger nuestros teléfonos móviles frente a posibles hackers. Comprobar que la privacidad de nuestras redes sociales está correctamente configurada es crucial.

He intentado ser breve con esto que quería contaros, pero aquí os dejo el post Manage Your Reputation en el que me he basado para resumir los pilares básicos de la gestión de la reputación online. Si tenéis un nivel medio de inglés, veréis que es un texto bastante asequible.

En el próximo post colgaré una serie de artículos que he leído a lo largo del mes de febrero y que me han resultado muy prácticos para todos aquellos amantes del sector del Marketing Online que no dejan de aprender día a día.

Hasta entonces 🙂

Definición de Reputación Online

La reputación online es la imagen que una empresa tiene en Internet de cara a los usuarios. Antes de que Internet llegara a los hogares los consumidores no estábamos tan conectados como lo estamos ahora, y difícilmente podíamos acceder a las opiniones y críticas que otras personas tenían sobre tal o cual producto.

Desde que Internet llegó a nuestras casas y con él el uso de los buscadores y más tarde el de las redes sociales, el consumidor ha pasado de ser un mero receptor del mensaje, a ser quien crea y difunde mensajes igual o más importantes que los de una compañía.

Los consumidores toman las decisiones de compra según el concepto que tengan de una determinada empresa. Y si no tienes una percepción determinada de ella porque el vecino no te lo ha contado, entras en Google. Yo misma he buscado información y opiniones sobre productos en portales como Ciao! o Dooyoo antes de adquirirlos, y si lo he visto muy negro he pasado de comprarlos.

Pero… ¿Cuándo y por qué una compañía podría tener una crisis de reputación online?

Personal interno

Crean mala reputación los despidos o recortes en personal, o que los empleados tengan la moral baja. Puede incluso haber empleados o ex empleados que ejerzan amenazas o acciones violentas. Pueden también producirse accidentes laborales, además de boicots, huelgas y piquetes.

Finanzas

Si los resultados financieros no superan las expectativas o la empresa recibe multas por parte del Gobierno, su reputación general (y la online mejor no hablamos) se verá fuertemente afectada.

Legalidad

Cuando una compañía recibe o se salta cualquier tipo de demanda.

Mala calidad del producto y atención al cliente

Si los productos o servicios de una empresa no tienen la calidad esperada, o se extienden rumores sobre estos, los usuarios acaban por tomar decisiones que nada tienen que ver con los deseos de la compañía. Lo mismo pasaría con una falta de atención al cliente en condiciones.

Otras

Otras razones más extremas por las que una compañía podría tener una mala reputación online sería el mal funcionamiento de sus sistemas informáticos (virus, piratas…), acciones terroristas, pérdida de una cuenta de cliente importante o convertirse en objetivo de una adquisición.

En el próximo post os explicaremos cómo actuar frente a una crisis de reputación online.

Que os sea leve 😉